El espacio necesario para crecer.

 

Estaba un día en mi balcón regando las múltiples plantas que lo adornaban, cuando de repente reparé en una bugambilia que se veía un poco marchita, triste.  Recordé que el fin de semana había estado en casa de mi Tía Rosita, quien tenía la misma planta plantada en su patio trasero, que era por lo menos diez veces más grade que la mía,  daba una sombra hermosa a su terraza y estaba llena de unas maravillosas flores que despedían un exquisito olor.   ¿Por qué la mía no está así? – me pregunté.  Miré el macetero en que se encontraba y me dí cuenta que era pequeñísimo, que la tierra en que se encontraba mi plantita  estaba dura y carecía de color, y que en la ubicación en la que la tenía no le llegaba suficiente sol.

flower-1830485_1920¿Qué pasaría si sacara a mi planta de ese macetero y la plantara en la tierra, donde le llegaran miles de nutrientes y sus raíces pudieran extenderse hasta donde quisiera?  Lo más probable es que se volvería tan potente como la de mi tía Rosita.

Esta situación me hizo reparar en que muchas veces nosotros necesitamos un cambio de ambiente para crecer,  para realmente florecer. Recordé el caso de un amigo que tuvo incómodos problemas en su trabajo. Se encontraba en una posición en la que tenía que despedir continuamente a personas en su empresa, que debía sancionarlos por sus incumplimientos, debía  además imponerles pesados turnos de trabajo y exigirles el cumplimiento de exigentes metas. Su jefe lo criticaba permanentemente pues no encontraba a mi amigo lo suficientemente duro para realizar el trabajo.  Y la verdad era que mi amigo era una persona muy dulce, cálida, compasiva, a la vez, que responsable y comprometida. Cuando alguien se equivocaba, en vez de sancionarlo, trataba de ayudar a la persona a prender de sus errores. Pero eso no le gustaba a su jefe, quien quería imponer mano dura en su empresa.   Dadas las permanentes críticas que mi amigo recibía de su jefe,  empezó a pensar que había algo malo con él, que su personalidad no estaba bien, comenzó a sentirse incompetente y a vivir angustiado.

Un día no aguantó más y decidió cambiar de trabajo. Se fue a un área que no tenía nada que ver con lo que había hecho antes: “Ventas”. Sorprendentemente (para él) le comenzó a ir muy bien, su trato amable (que es su anterior trabajo era criticado) fue clave para establecer relaciones de confianza con los clientes; su calidez hacía que los consumidores acudieran a él para la solución de sus problemas, su permanente responsabilidad y compromiso con su trabajo hizo que rápidamente ascendiera y fuera muy valorado en su nueva empresa. Fue un cambio radical en su vida, de incompetente pasó a ser una estrella de las ventas.

¿Cómo pasó esto?  ¿Es que mi amigo se transformó? ¿Hizo un curso y cambió su personalidad por completo?  Todo lo contrario, valoró las características de su personalidad,  encontró el espacio adecuado para desarrollarlas y así pudo florecer.

Muchas veces creemos que nuestra personalidad está mal, que si fuéramos de tal manera o de otra nos iría mejor, pero en realidad el problema es que estamos en el lugar equivocado y haciendo cosas que son incorrectas para nosotros.

Primero que nada valoremos lo que somos, ¿Soy tímido? pues entonces buscaré una ocupación en la que se valore la reserva, la tranquilidad, la confianza. Basta de decirnos que “así no me gusto”, démosnos cuenta que la diversidad es valiosa,  no todos debemos desarrollar las mismas capacidades y dedicarnos a los mismos trabajos.

Atrevámonos a buscar los cambios que necesitamos para encontrar el espacio que nos permita expandirnos al máximo y llegar a desarrollar todo nuestro potencial. A veces caemos en entornos que no son los adecuados para nosotros, y por falta de decisión permanecemos en ellos demasiado tiempo, causando lesiones en nuestra autoestima que pueden afectarnos de manera permanente.

Para todos hay un lugar indicado en este mundo y cuando lleguemos a él lograremos finalmente marcar una diferencia en la vida de los demás y principalmente en la nuestra. ¡Buena Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s